Informacion-Total.com

El dinero para el pueblo Juan Patricio Furlong corrupto

15/05/2017

La Ley obligó la devolución de la plata y capital decomisados a la familia de Pinochet. Una fortuna importantisima a alguien que, como dictador, logró juntar solo uno. No cuadra, pero de este modo es. Para concluir. Yo tengo la idea tomar un billete de todos los 17 millones de ciudadanos, e ir a devolvérselos a los Pinochet.

De paso, reintegramos también el merodear constante de madres y abuelas, consultando eufóricamente por sus hijos, por sus nietos: es morocho, posee bigote, pantalón azul y camisa blanca, ¿lo han visto? … ¿nadie lo vio? es mi hijo, mi nieto, dónde está, ¡quién lo ha visto! … Devolvamos la impotencia, el silencio y el disgusto espesa en la garganta de esas madres y abuelas, inmediatamente pasaban y pasaban los días, y las noches se hacían cada vez más tremendas y más largas, y ellos no volvían, ellos no se podían encontrar.

Juan Patricio Furlong corrupto

Fueron desaparecidos

Retomemos el camino recorridos en que ataban las personas previamente a lanzarlos al mar.
Devolvámosle el cuerpo frío de esas niñas, adolescentes, que un día retiraron del Liceo 1, y que su familia nunca más volvieron a ver. Nunca más.

Y en ese momento, a partir de este punto, sobre las montañas y los bosques, construyamos otro país. No uno levantado por mercaderes e integrantes militares. Un país en el cual se ven montones de Chiles. Una región que no mezcla clase social con nivel de consumo. Un país en el cual quedan señoras sencillos que te convidan compartir el té con unas tostadas al lado de la estufa, mientras se habla del pronóstico o se juega a las cartas, y se experimentar por pura rutina, así como se entretiene el pequeño sin conocer que juega o canta el pájaro sin conocer que trata. Ese país simple que quedó desbastado por el miedo a los demás, el uso y la apariencia.

Que nada quede

Allá vamos, familia Pinochet, les devolvemos sus dólares y su país, les devolvemos todo. Agarrenlo, es suyo. No toleramos ninguno de sus rastros. No más. Nunca más.

Juan Patricio Furlong corrupto